Día 2: El Prado

Bueno, luego de haber dormido un poco después de 17 horas despiertos en Madrid (y casi no lo habíamos hecho en el avión) dedicamos nuestro segundo día a los museos. Como todavía algunas cosas de esta ciudad nos confunden, buscando el museo de Arqueología, llegamos al de Antropología.  El transporte público es excelente: estando muy lejos del centro de Madrid, el tren de Cercanías nos dejó en diez minutos en la famosa estación de Atocha.

El museo de Antropología, entonces. Tres salas dedicadas a culturas exóticas para el ojo europeo. Asia, África, y América. Sobre todo  hay objetos pertenecientes al siglo XIX, como una exposición sobre Filipinas completa, que se hizo hace más de cien años y nunca volvió a su país de origen. En la parte de América encontramos ciertos datos poco creíbles, como que la gente toma mate en algo llamado «matera».  En fín…

Lamentablemente, no se pueden sacar fotos en el museo así que no les podemos mostrar mucho, salvo el link a la página oficial, donde se puede ver más información.  Una de las cosas más curiosas es el esqueleto del famoso «Gigante extremeño», un enfermo de acromegalia del siglo XIX que era artista de circo y vendió su cuerpo a la ciencia. Su esqueleto mide 2,25 mts!

Después de comer en un insípido Mc Donald’s (advertencia para argentinos: cobran el sobrecito de mayonesa!) nos dirigimos al archifamoso Museo del Prado. Este intimidante edificio contiene una de las mayores colecciones de cuadros del mundo. Acá tampoco se pueden sacar fotos. Es bueno aclarar para los que todavía no fueron, que la entrada sale 12 euros, y que es imposible recorrerla toda de una vez.  A menos que uno se quede muchas horas adentro, pero después de un rato empieza a doler la cabeza.  Eso nos pasó a nosotros. Vimos tantas versiones de la Vírgen con el niño que perdimos la cuenta.

Por supuesto que ver el Museo, aunque sea en parte, es una experiencia fascinante. No puedo terminar de describir lo que se siente al estar  frente a cuadros de hace más 500 años. Incluso para mí, que  no estoy demasiado metido en el tema de pintura.

En el próximo post, les contaremos del tercer día, con nuestras travesías en subte y el maravilloso concierto dedicado a John Williams.

Daniel

Categorías: Uncategorized | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “Día 2: El Prado

  1. Noo! XD yo algún día tengo que pasarme por ese Museo, mi carrera lo obliga jajaj

  2. gasconjedi95

    Veo que ya han expuesto la «copia» de la Gioconda.Ójala pueda verla el año que viene si sigue ahí, ni siquera he visto la original, y eso que a mi DaVinci me encanta. Imagino que sabrás la «historia» de ésta «copia» del Prado no?

    • Malena

      Siii, justamente hace unos meses habían salido en el diario las novedades sobre la investigacion de su origen y era interesantisimo!!! Lo cierto es que lo leí y me llamó mucho la atención pero no retuve el dato de que estaba en el Prado y cuando la vi me sorprendí gratamente! La verdad que muy bien, además siendo justos se ve desde más cerca que la de DaVinci así que me doy por satisfecha jaja!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: