Día 12: Londres, día 3, oversized edition

Seguramente, éste fue nuestro día más sobrecargado. Sabiendo que nos quedaba muy poco tiempo, decidimos tachar varios lugares “obligatorios” de nuestra visita, y conocerlos antes de viajar al día siguiente.

Primera parada: Sherlock Holmes Museum y Gift Shop. Desde el hostel hasta la famosa dirección en Baker Street era un largo viaje caminando, pero era lo que nos propusimos: conocer la ciudad como peatones. La zona que elegimos, ya no era tan turística, ya que estaba alejada de los típicos puntos de interés. Pero todo fuera por el querido detective. Para cuando llegamos, si bien la decoración y ambientación era perfecta (incluyendo el vestuario de los empleados) tuvimos miedo de que el museo en sí fuera una pequeña estafa. Por lo tanto, nos contentamos con entrar a siempre llena tienda, y ver los souvenirs. Algunos eran muy ingeniosos, otros no tanto. Y todos, todos, tenían el impuesto al turista: es decir, un sobreprecio considerable comparado a otros locales de recuerdos. Male compró feliz su ansiada gorra, y seguimos viaje.

Hacia dónde? Bueno, otro de nuestros objetivos era el fundamental British Museum, pero una vez nos acostumbramos a los mapas descubirmos que estábamos más cerca de otra de las Mecas nerd: King’s Cross, con su plataforma 9 y 3/4! Otro buen rato a pié y llegamos. Fue una pequeña decepción, considerando que la pared con su fragmento de carrito, pero nos sacamos las ansiadas fotografías. Difícil, ya que coincidimos con un contingente de turistas japoneses, y nuestra cámara estaba al límite de quedarse sin batería. Pero lo hicimos.

Después, finalmente un poco de cultura, fuimos al imponente British Museum. Así como en otras entradas remarcábamos los precios de ciertos museos, es loable que esta impresionante colección de historia robada recolectada a través de los siglos esté GRATIS al alcance de absolutamente todos. A diferencia, por ejemplo, de ciertas catedrales…

Si bien es imposible recorrer toda la exposición permanente en pocas horas, con recorrer la parte dedicada a las culturas egipcia, griega, romana, y los comienzos de Europa, uno puede darse por satisfecho. Ni hablar de las salas dedicadas a las momias, siempre concurridas por japoneses ávidos de fotografías.

Luego tuvimos nuestro encuentro con el temible Underground (Tube para los amigos), el subte londinense. Eran las 6 de la tarde y viajamos tan mal como en la Línea B un viernes a la misma hora. Pero nos esperaba nuestro último destino: un recorrido por Whitechapel y los crímenes del crédito local Jack el Destripador.

Fue realmente espectacular caminar esas calles (dentro del tour, ¡solos jamás!) y escuchar una vez más los terribles detalles de los cruentos asesinatos allí cometidos. Además, el guía hacía todo un trabajo de contextualización que volvía todo más real: quienes vivian en aquella zona, las espantosas condiciones de vida, el desprecio por las víctimas y la xenofobia de la policía que debía investigar. Si bien algunos edificios fueron demolidos, otros todavía conservan el aspecto de esa época.

Con el comprensible estado de destrucción en el que nos encontrábamos, volvimos más que satisfechos al Hostel, a cenar y dormir. El día siguiente debíamos despedirnos de Londres y emprendar el viaje a Cardiff, sede de la Doctor Who Convention!

Daniel

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: